Adolescencia

El caso es que crecí,  era una romántica empedernida, seguía enamorada de la música, de las flores, los animales, la naturaleza y…del amor…!! ah el amor !! (suspiro)

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

También junto con el crecimiento, crecieron mis problemas de salud. Os cuento…. Empecé con algunas operaciones sin mucha importancia, pero las cuales lo pasé fatal con la anestesia, por ejemplo…., por citar alguna sin cansaros: Una apendicitis aguda (aquello después traería consecuencias), el tabique nasal y no porque quisiera yo hacerme una cirugía estética !!qué va!!  era que no podía respirar bien. Pero tuve mala suerte, porque después de pasarlo fatal, ya que no me hacía efecto la anestesia y notaba como si me taladraran el cerebro, me dejaron igual tanto para respirar como por la estética… !!qué le vamos a hacer!!

Al menos con el vendaje me reía y hacía reír, pues parecía la cerdita Peggy

Después vino otra pequeña operación, en la mano izquierda, junto al tendón !!ojito al dato!! , pues me dijeron los especialistas : “TIENES UNA PERLA”   ¿yo una perla? ¡¡¡OSTRAS!!!  !!!Ahora resulta que fabrico perlas !!!    En fin…. pero para extirpar la dichosa perla, la anestesia la pusieron en la axila (sobaco)  Tuvieron que pinchar anestesia unas cuantas veces, hasta que al final,  cuando hizo efecto, en vez de una anestesia local, el efecto fue como de una total, porque tardaron en reanimarme. El caso es que cuando consiguieron despertarme, la perla parecía que había cambiado de “casa”, pero se había traído compañía,  porque tenía un bulto tan tremendo donde me habían pinchado tantas veces la anestesia, que no podía ni bajar el brazo.

Como siempre…. ellos son los que saben, o así debería ser  (use discernimiento el lector)

Y junto con todo lo vivido, mi vieja guitarra seguía conmigo…

Quise aprender más. En el colegio donde yo asistía, empezaron a dar clases de guitarra, pagando aparte dichas clases.  A mis padres ya les era imposible, además ya no confiaban tampoco en mi, así que el profesor que veía y sabía como a mi me gustaba la música, quiso hacerme un favor y, (sin que el director se enterara) me “colaba” en las clases de música junto con los demás alumnos.

Hasta que…claro está, se enteró el director y aquello terminó. Pero el profesor, un encanto de persona, siguió pasándome libritos de música, para que en casa yo aprendiera por mi cuenta.
Así que, a través de libritos aprendí alguna que otra nota más pero….  no me dediqué de lleno a ello.

La cogía solamente, para cantar entre amigos.   Tengo muy buenos recuerdos…..

Me enamoré del que hoy es mi marido y emprendimos la carrera de la vida, pero ya  juntos como matrimonio.

Todo esto es a grandes rasgos, quizás algún día os cuente más detalles, porque….. en la adolescencia, siempre hay mucho para contar…, mucho en mi caso, os lo aseguro.  Ya que puedo decir,  que fui una “rebelde” como cantaba Janette

Hasta que un día……

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: